Del 18 al 24 de noviembre de 2019

La Asociación Catalana de Fibrosis Quística y la Federación Española de Fibrosis Quística reclamamos el cumplimiento de los estándares europeos para el tratamiento de la enfermedad
 
La Asociación Europea de Fibrosis Quística y las asociaciones de 38 países europeos, entre ellas la Asociación Catalana de Fibrosis Quística y la Federación Española, celebran un año más la Semana Europea de la Fibrosis Quística, del 18 al 24 de noviembre de 2019, con el objetivo de mejorar la calidad y esperanza de vida de las personas que tienen esta patología.
 
La Fibrosis Quística es la enfermedad genética grave más común en Europa. Es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta principalmente a los sistemas respiratorio y digestivo. Se estima que la incidencia en Cataluña es de un caso cada 5.600 nacidos vivos, mientras que uno de cada 25 habitantes son portadores sanos de la enfermedad.
 
En los últimos años se ha avanzado mucho en el conocimiento y tratamiento de la enfermedad, sobre todo gracias a los moduladores de la proteína (cuya financiación ha sido recientemente aprobada en España) que han conseguido frenar el deterioro en personas con determinadas mutaciones. Pero, a pesar de eso, sigue siendo una patología sin curación.
 
Ante esta realidad desde la Asociación Catalana de Fibrosis Quística reivindicamos a las autoridades sanitarias que se dediquen más recursos económicos y humanos a la investigación básica y clínica porque necesitamos curar la FQ. Sin investigación no hay tratamientos posibles. Es importante dar a conocer a la ciudadanía la importancia de fomentar la investigación ya que sin investigación no se puede abordar ninguna patología.
 
Actualmente hay unas 40.000 personas con Fibrosis Quística en Europa, pero dependiendo de dónde viven, tienen un pronóstico de la enfermedad diferente. Las soluciones para mejorar su calidad de vida y supervivencia vienen de dar importantes pasos hacia la igualdad en el acceso al tratamiento de calidad en toda Europa, con la implantación del diagnóstico neonatal en todos los países de la Unión Europea, la creación de unidades de referencia y el acceso a los nuevos medicamentos moduladores de la proteína CFTR (Kalydeco, Orkambi, Symkevi y próximamente Trikafta).
 
Los medicamentos Orkambi y Symkevi fueron incorporados el pasado día 1 de noviembre en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud, pero continuamos esperando que en Cataluña los pacientes que cumplen con los criterios establecidos en el protocolo farmacoclínico  se puedan beneficiar. En estos momentos, depende ya del CatSalut, de la Conselleria de Salud de la Generalitat de Cataluña, y de las tres farmacias de los hospitales de referencia, que los pacientes se puedan beneficiar ya de dicha medicación y puedan tener acceso al tratamiento.  
 
La Semana Europea de la Fibrosis Quística es un acontecimiento para reivindicar que todas las personas que viven con esta enfermedad tengan los tratamientos necesarios, independientemente del país en el que hayan nacido.
 
Tanto la Asociación Europea de Fibrosis Quística, como la Asociación Catalana de Fibrosis Quística y la Federación Española, creen que un paso importante para mejorar la calidad y esperanza de vida de las personas con esta enfermedad es el desarrollo de los “Estándares europeos de tratamiento”, resultado de un esfuerzo colaborativo de las asociaciones de pacientes, médicos e investigadores de toda Europa. Estos estándares deben ser adoptados e implementados por todos los países miembros de la Unión Europea. Para ello necesitamos el apoyo de las autoridades y los responsables políticos. Sus esfuerzos podrían crear las condiciones para dar un salto cualitativo hacia un mejor tratamiento y cuidado de las personas con esta Fibrosis Quística, y también ayudar a otras enfermedades raras.
 
Concretamente, en España es necesario que se equipare el tratamiento de la FQ en todo el territorio nacional, basándose en esos estándares europeos y dotando de unidades de referencia a los hospitales que más pacientes con FQ tratan y que carecen de ellas, reconociéndolas además a nivel nacional por el SNS.
 
Por otra parte, el acceso de los nuevos tratamientos que van apareciendo no puede estar supeditado a las negociaciones económicas entre el laboratorio y el sistema de salud de cada país, sino que debería ser un derecho de los pacientes recibirlo una vez el fármaco ha obtenido la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento.
 
Es por ello que consideramos fundamental conseguir la equidad en el acceso a los últimos tratamientos de la enfermedad, que supondrían una mayor esperanza de vida y una mejor calidad de la misma para las personas con FQ, así como la igualdad en el derecho a la salud y a la calidad de vida.