La razón. es

La Razón.es
Coronavirus
25-04-2020 | 13:14 H
Montse Espanyol

Entrevista al doctor Antonio Moreno, Jefe de la sección de Neumología Pediátrica y Fibrosis Quística del Hospital Vall d’Hebron un día antes de que los niños puedan salir a pasear: “Es importante que se no mezclen familias para que no se reinicie la cadena de contacto”
 
Desde el inicio de la pandemia, de los 400 y pico niños que han llegado a las Urgencias de Sant Joan de Déu, hospital de referencia infantil, con síntomas compatibles con el coronavirus, apenas 18 dieron positivo y sólo uno, un chico de 13 años, llegó a ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos. ¿Qué ha ocurrido en el otro hospital pediátrico de referencia de Cataluña, el Vall d’Hebron? “Hemos tenido cifras parecidas. Han ingresado veinticinco niños y sólo un 20% ha necesitado entrar en la UCI, pero todos han salido adelante”, dice el doctor Antonio Moreno, jefe de la sección de Neumología Pediátrica y Fibrosis Quística del Hospital Vall d’Hebron. El SARS-COV-2 se comporta diferente en adultos y niños, aunque sigue siendo un desconocido. “Puede ser que su inmunidad esté más entrenada frente a otros coronavirus, como el del resfriado común”, señala el doctor Moreno. Pero por ahora, todo son hipótesis. No se sabe con certeza por qué el coronavirus apenas ataca a los niños ni hay ningún estudio científico que constate que sean grandes contagiadores, como pasa con la gripe. Después de cinco semanas confinados, a partir de mañana, los menores de 14 años podrán salir una hora a pasear. El doctor Moreno además de explicar cómo afecta el coronavirus a los niños avanza qué hay que tener en cuenta en el desconfinamiento infantil.

-¿La sintomatología y la evolución de los niños con coronavirus es igual a la de los adultos?
-No, es diferente. La mayoría son asintomáticos. Y de los que ingresan, muchos han tenido cuadros de fiebre, catarros de vías altas y algunos han tenido cuadros de insuficiencia respiratoria, pero sin el componente de inflamación general que tienen los adultos.
 
- Entre otras cosas, se sospecha que la microbiota nasofaringea de los niños, distinta a la de los adultos, les protege del virus o que el receptor por el que virus entra a las células del pulmón está menos desarrollado. ¿Por qué el coronavirus afecta menos a los niños?
-Por ahora, sólo tenemos teorías. Este virus se comporta diferente en niños y adultos, pero esto también pasa con otras infecciones. Por ejemplo, la legionela no afecta los niños y hay otros virus que les causan cuadros más leves. No se sabe bien por qué, sólo tenemos teorías. Una es que su inmunidad innata, la que reacciona enseguida, está más entrenada porque están en continuo contacto con virus. Otra teoría señala que pueden estar más protegidos porque están más expuestos a resfriados comunes y otras infecciones causadas por otros coronavirus y esto les puede dar defensas cruzadas. Luego está la teoría de que los receptores de entrada del virus a las células alveolares son diferentes a los de los adultos. Pero ahora mismo todo son teorías e hipótesis. No hay estudios que lo permitan saber a ciencia cierta.

- ¿Los niños son vectores de transmisión?
-Es otra cosa que tampoco se conoce bien y puede ser que su comportamiento sea distinto al de la gripe. En el caso de la gripe, está muy estudiado que los niños de dos a seis años son los que más contagian a los adultos. Pero en el caso de este coronavirus, lo que estamos viendo es que los niños se infectan menos y si se infectan, tienen cuadros más leves. Hay hipótesis que dicen que pueden ser los transmisores ocultos y hay estudios iniciales que hablan de que pueden ser mucho menos transmisores de lo que se imagina. Hay que esperar a que salgan más estudios.

- En el hospital, ¿tienen estudios pediátricos en marcha?
-Los servicios de infectología pediátrica y de inmunología participan en varios estudios, algunos relacionados con las características clínicas de la afectación en los niños con patologías de base. Al ser hospital de referencia, tenemos niños con muchas patologías graves y participamos en diversos registros españoles y europeos desde las diversas especialidades de la afectación. También participamos en otros estudios para ver si las afectaciones genéticas pueden tener que ver con un mayor o menor gravedad de la enfermedad.

 Los niños que han llegado a ingresar en la UCI, tenían alguna patología de base?
-Sí. Pero no hemos tenido ningún niño con asma. Estamos viendo que el asma no representa un factor de riesgo.

-¿El asma, además, es una enfermedad que afecta más a la población infantil?
-Sí, afecta a un 15% de los niños muy pequeños y hasta un 10% de los más mayores.

Los niños podrán salir a partir de mañana una hora a pasear, ¿cómo valora el desconfinamiento?
-Es un buen momento para empezar a hacerlo, porque los niños han estado mucho tiempo confinados, cinco semanas, y ya no son portadores del virus. Esta salida, tiene poco riesgo en el sentido de que los niños no pueden contagiar y si se contagiaran, no tienen una afectación grave. Lo importante es que no se establezca contacto social para que no contribuya a que se reinicie la cadena. Los adultos son población más de riesgo que los niños y son los que tienen que tomar más medidas para no contagiarse y no tener contacto con otros adultos.

¿Qué medidas han de tomar los niños en sus salidas?
-La medida principal es el lavado de manos antes de salir y al volver a casa. Y si tienen solución alcohólica, lavarse las manos en algún momento de la salida. También es importante mantener la distancia prudente de al menos dos metros con otros núcleos familiares y con otras personas. Las mascarillas no son obligatorias. No va a haber disponibilidad para todos los niños, pero no hay que angustiarse si se mantiene la distancia.

-¿Las mascarillas caseras no funcionan?
-No tienen tanta acción protectora, pero pueden servir a las personas para concienciar de que hay que mantener la distancia.
 
Psicológicamente, el encierro, ¿cómo puede afectar a los niños?
-Puede haber un grupo de niños, como los autistas, que lo pasan muy mal en esta situación, niños hiperactivos o con problemas de desarrollo neurológico que necesitan ir a clase para estimularse. Pero, en general, se adaptan bastante bien, se sienten protegidos en casa y felices de estar con sus padres. El confinamiento puede tener repercusión en niños desfavorecidos con carencias alimenticias.

Puede haber niños que ahora tengan miedo a salir?
- Sí. Los padres tendremos que explicarles que hay una situación especial, que tomando precauciones no pasará nada y que hay que salir a tomar el aire.

-¿La vuelta al “cole” está lejos?
-Creo que sí. Por lo que dicen este año no se va a volver y en septiembre, se volverá con precaución. Dentro de unos meses sabremos más. Es posible que esta epidemia dure entre uno o dos años, esperemos que sea menos, pero tendrá algunas ondas que nos obligarán tomar precauciones. Ojalá se atenúe en algún momento que se descubra algún medicamento eficaz que haga que la infección se controle mejor y nos ayude.